Lesiones musculares durante la pandemia por covid 19

Eduardo Sumano Nolasco

10856156-ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGÍA(2018)
7849061-MEDICINA GENERAL(2012)

La contingencia por COVID-19 ha producido un cambio en nuestra forma de trabajar y hacer ejercicio, transformando las salas de estar, comedores, habitaciones y otros espacios de la casa, en oficinas, aulas e incluso gimnasios.

Uno de los cambios más importantes producidos en estas circunstancias es la disminución de desplazamientos y movimientos que realizamos durante el día, dado que al realizar home office, podemos mantenernos tres o más horas en la misma posición.

Existen múltiples lesiones en el sistema musculoesquelético asociadas a posturas, provocando tendinopatías, contracturas, trastornos musculares, entre otros, que tienen como denominador común la inflamación, el dolor y el deterioro funcional.

Es esencial ser conscientes de que las posturas mantenidas y movimientos repetitivos son un factor de riesgo, por lo cual se deben evitar. Ante esta nueva normalidad te sugiero llevar a cabo algunos cambios que seguro te evitarán dolor y ayudarán a mantener una adecuada higiene postural:

  • Realizar movimientos de columna vertebral en todos los planos, intentando salir de la postura típica de trabajo. Moviliza las articulaciones de columna y de los miembros superiores e inferiores. Realiza estiramientos.
  • Fortalece los músculos. La inactividad física produce, entre otras cosas, la disminución de la respuesta muscular, así como hipotrofia de los tejidos. Toma en cuenta que los músculos también ayudan a la estabilidad dinámica de la columna y segmentos corporales.
  • Al trabajar, intenta una buena postura, relajada, pero que no exija un aumento de las curvaturas de la columna.
  • Es esencial tener apoyo de los antebrazos, ya sea de la silla o en tu escritorio, ya que pemitirá disminuir la presión en la columna vertebral.
  • Toma un descanso de 5 a 10 minutos cada 45 minutos de trabajo como máximo. Este break tómalo para hacer ejercicios de estiramiento y movilidad. Ya que está comprobada su eficacia para disminuir la aparición de desórdenes musculoesqueléticos.

Por otro lado, este periodo de contingencia está suponiendo un cambio total para muchas personas en cuanto a sus hábitos deportivos, dado que la obligación de entrenar en espacios reducidos hace que se ejerciten de forma incorrecta, estas lesiones acechan a los deportistas de todos los niveles que a toda costa intentan no perder por completo la forma física; realizando carreras en tramos cortos o copiando rutinas de internet, por lo que no hay una persona especializada que pueda supervisar los movimientos.

Una actividad física prolongada en nuestra casa nos puede acarrear lesiones de distinta índole. Por ejemplo, en la rodilla se pueden ver afectados los meniscos, los ligamentos cruzados o los ligamentos laterales. Sin embargo, las lesiones más graves que podemos desarrollar son las asociadas a los meniscos, ya sea por rotura o pinzamiento, aunque también existe un peligro para los ligamentos de los tobillos como los ligamentos laterales, los bloqueos articulares del tarso y metatarso. Además de daños a nivel tendinoso como la tendinitis rotuliana y aquílea y la fascitis plantar. A éstas hay que sumarle las lesiones musculares asociadas a un trabajo repetitivo y al frenado constate y súbito, en cuádriceps, isquiotibiales, glúteos, gemelos y cuadrado lumbar.

Lo más recomendable para realizar entrenamiento sin sufrir daños es alternar períodos de correr con momentos de andar. Correr por el pasillo y girar bruscamente para volver al trote nos provoca tensiones que pueden desembocar en lesión. Por ello, al llegar al final de nuestra zona de entrenamiento te sugiero frenar, girar lentamente y volver al punto de origen andando, donde volveremos a girar para encarar un nuevo tramo de carrera.

Finalmente, como mencionábamos anteriormente, una simple  búsqueda de rutinas de ejercicios en internet nos pueden traer lesiones si el que la realiza no es un experto. Te sugiero investigar un poco sobre la persona que nos ofrece sus conocimientos en la red y así estaremos seguros de que somos guiados por un profesional. Y no sólo eso, hay que ser conscientes de nuestro estado físico. Una persona habituada a hacer ejercicio podrá desarrollar sin problema la mayoría de las sesiones de entrenamientos que encontramos en la red, pero si estás iniciando con la práctica deportiva puedes encontrarte con una intensidad mayor de la deseada.

Estas son algunas de las lesiones más comunes:

Lesiones musculares. Se dan en las personas que apenas realizaban actividad física previa y que por un aumento de disponibilidad de tiempo, no guardan los periodos de descanso adecuados para su estado físico. O por no preparar al cuerpo para la actividad (calentamiento o movilidad articular previa).

Lesiones tendinosas. En la mayoría de los casos se da por abusar de ejercicios aeróbicos de salto y de alta intensidad en un espacio muy reducido.

Lesiones ligamentosas y articulares. Son producidas en la mayor parte por giros bruscos, que aquejan a corredores.

Mayor información:

Eduardo Sumano Nolasco

10856156-ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGÍA(2018)
7849061-MEDICINA GENERAL(2012)

Consultorio Piso 2 Nº 201 Ubicación:Ramblas

2229568068 y 2229568069